Puede ser que cuando apagues tu Clipper Regulable, se quede encendido como en la foto. Si es así, estás de suerte: es un problema de muy fácil solución.
Sólo necesitaremos pegamento y un clipper convencional.
El pitorro falla porque la goma que contiene ha perdido elasticidad, o porque no la conserva.
Sacamos el pitorro de nuestro Clipper Regulable…
… y le sacamos la goma. Si el pie de la goma queda atrapado dentro del mechero no pasa nada. Incluso es mejor. Pronto lo verás.
Examinaremos de paso el interior de la válvula, por si hubiera algo que obstruyera la salida del gas. A éste además le conviene una buena limpieza.
Ahora, sacrificamos el clipper convencional extrayéndole su parte homóloga…
… y la pegamos a nuestro querido y maltrecho Clipper Regulable. Pon la cantidad de pegamento justa.
Ya está. La única precaución que hay que tomar es que el pegamento no tape por dentro el agujero por donde sale el gas cuando lo encendemos. Si te quedó el pie atrapado en el interior, no corres este peligro.
Y ya puedes volver a flipar con tu Clipper Regulable.

Volver a página principal