Esta es la enfermedad más frecuente en un Clipper Regulable. Por suerte, es también la que tiene más fácil solución.
Esto es todo lo que necesitamos: unos alicates, un cúter, un clipper normal (de donde sacaremos nuestro prensa) y, si puede ser, otro Clipper Regulable, para determinar la longitud que deberá tener.
Nos encontramos ahora frente al paso crítico: has de alinear cuidadosamente el muelle y los dos prensas como indica la foto, y cortar el del clipper por el punto justo. Si te pasas, el prensa no encajará, y si te quedas corto, quedará muy hacia dentro y no podrás mover la rosca.
Intenta conseguir un corte limpio.
Este paso también es importante: coloca las piezas siguiendo la foto, y marca por donde se ha de cortar el muelle.
Puedes cortarlo con unos alicates, por ejemplo.
Va bien estirar un poco el muelle para que ejerza mas presión sobre la piedra.
Ahora, SIN LA PIEDRA, has de enroscar el muelle para que se marque el camino de la rosca en el plástico.
Ahora ya puedes poner la piedra…
…y enroscarlo.
Por último, has de limar un saliente que no tenían los Clipper Regulables.
Así es suficiente.
Y ya tenemos nuestro querido Clipper Regulable arreglado!
Un Clipper más recuperado de la extinción.

Volver a página principal