Es posible que tu Clipper Regulable muestre este lamentable aspecto cuando lo enciendes.
En tal caso, lo más probable es que tu válvula esté deteriorada.
Despieza tu Clipper. Quítale el prensa, el capuchón, el regulador, el pitorro y el gas, y desenrosca la válvula hasta extraerla. El capuchón, a veces cuesta mucho sacarlo.
Verás que en el centro tiene un arito negro de plástico, una junta tórica. Muy probablemente, éste es tu problema. Algunos lotes están hechos con una goma que se reseca y se endurece con los años. Se contrae y no puede frenar el gas, que escapa por su perímetro en vez de únicamente por el agujero.
Si conoces una ferretería donde tengan aros del mismo diámetro, eres un tío afortunado. En tal caso, te agradecería que te enrollaras y me mandaras un mail con la dirección, je je. Si no se da la circunstancia, lo único que puedo ofrecerte es una solución provisional, que te permite usar tu Clipper, pero que debes ir revisando cada cierto tiempo.
El objetivo es conseguir que la goma quede más abombada y pueda evitar que el gas salga por los lados.
De momento, lo más efectivo que he encontrado consiste en hacerlo con un hilo de coser al que le vas dando vueltas con fuerza alrededor de la goma, sin que el hilo pase en ningún momento por encima de ésta.
Te aconsejo que evites hacer un nudo final porque sobresale y puede provocar pérdidas de gas. Metes las puntas del hilo como puedas, y punto. Puede ayudar quemarlas un poco, por ejemplo.
Fíjate en que la goma ha de ganar algo de volumen.
Lo enroscas, montas las piezas de nuevo, y suerte! Si no resulta puedes volver a probar.

Volver a página principal